8/2/11

Los principios del Diseño Universal

Como se ha reflejado en anteriores post, a lo largo de la historia se creído necesario que la accesibilidad poco a poco vaya siendo concebida desde una visión más generalizada, no solo focalizada “en” y “para” las personas con discapacidad. Poco a poco se ha ido viendo que aquello que era accesible para las personas con discapacidad era mucho más cómodo para otras personas, como por ejemplo el colectivo de personas ancianas
Esta generalización, viene unida a conceptualización teórica recientes como es la corriente teórica conocida como Diseño para Todos o Diseño Universal. Esta nueva corriente que asienta sus raíces en  el funcionalismo escandinavo de los años 50 por un lado, y por otra en el diseño ergonómico de los años 60; así como la política social sueca, de finales de los 70, basada en el concepto de “Una Sociedad para Todos”.
Ronald L. Mace (1941-1998) arquitecto, diseñador, profesor y usuario de silla de ruedas, fue uno de  los pioneros en el diseño accesible, participando en la elaboración de la Ley de Americanos con Discapacidad (ADA). En 1989, consiguió fondos federales para crear el Centro de Vivienda Accesible, que posteriormente se le conocería como Centro de Diseño Universal, ubicado en la Escuela de Diseño de la Universidad de Carolina del Norte en Raleigh, y del que sería su primer director. Actualmente es un centro de referencia y de investigación en materia del Diseño para Todos, organizando en 1998 la 1ª Conferencia Internacional en Diseño para Todos, con el lema “Diseñando para el siglo XXI” en Nueva York [1].
En este año 1989, Ron Mace hace una valoración crítica del conceptos de “Accesibilidad Física” y propone como etapa de evolución, la del “Diseño Universal”, que define como la “creación de productos y entornos diseñados de modo que sean utilizables por todas las personas en la mayor medida posible, sin necesidad de adaptaciones o diseños especializados”. Este concepto se difundió muy rápidamente en ámbitos ciertos académicos y de investigación, influyendo en el pensamiento internacional respecto al diseño.
En los años noventa fue creciendo el interés por el concepto de diseño universal, sobre todo en el área del diseño industrial, por lo que Ron Mace encarga a un grupo de diseñadores y abogados [2] que crearan una serie de principios que resumiesen esta filosofía del diseño. A estos se les conoce como los “siete principios del diseño universal” y ofrecen a arquitectos y diseñadores una guía para integrar mejor las características que resuelven las necesidades de tantos usuarios como sea posible. De este modo, el diseño universal significa que al diseñarse un producto se tenga en cuenta estos principios, que son:
  • 1º Principio: Uso equiparable y provechoso El diseño es útil y vendible a personas con diversas capacidades.
    • Que proporcione las mismas maneras de uso para todos los usuarios: idénticas cuando es posible, equivalentes cuando no lo es.
    • Que evite segregar o estigmatizar a cualquier usuario.
    • Las características de privacidad, garantía y seguridad deben estar igualmente disponibles para todos los usuarios.
    • Que el diseño sea atractivo para todos los usuarios. 
  • 2º Principio: Uso flexible El diseño se acomoda a un amplio rango de preferencias y habilidades individuales.
    • Que ofrezca posibilidades de elección en los métodos de uso. 
    • Que pueda accederse y usarse tanto con la mano derecha como con la izquierda. 
    • Que facilite al usuario la exactitud y precisión. 
    • Que se adapte al paso o ritmo del usuario. 
  • 3º Principio: Simple e intuitivo El uso del diseño es fácil de entender, atendiendo a la experiencia, conocimientos, habilidades lingüísticas o grado de concentración actual del usuario.
    • Que elimine la complejidad innecesaria. 
    • Que sea consistente con las expectativas e intuición del usuario. 
    • Que se acomode a un amplio rango de alfabetización y habilidades lingüísticas. 
    • Que dispense la información de manera consistente con su importancia. 
    • Que proporcione avisos eficaces y métodos de respuesta durante y tras la finalización de la tarea. 
  • 4º Principio: Información perceptible El diseño comunica de manera eficaz la información necesaria para el usuario, atendiendo a las condiciones ambientales o a las capacidades sensoriales del usuario.
    • Que use diferentes modos para presentar de manera redundante la información esencial (gráfica, verbal o táctilmente) 
    • Que proporcione contraste suficiente entre la información esencial y sus alrededores. 
    • Que amplíe la legibilidad de la información esencial. 
    • Que diferencie los elementos en formas que puedan ser descritas (por ejemplo, que haga fácil dar instrucciones o direcciones). 
    • Que proporcione compatibilidad con varias técnicas o dispositivos usados por personas con limitaciones sensoriales. 
  • 5º Principio: Con tolerancia al error El diseño minimiza los riesgos y las consecuencias adversas de acciones involuntarias o accidentales.
    • Que disponga los elementos para minimizar los riesgos y errores: elementos más usados, más accesibles; y los elementos peligrosos eliminados, aislados o tapados. 
    • Que proporcione advertencias sobre peligros y errores. 
    • Que proporcione características seguras de interrupción. 
    • Que desaliente acciones inconscientes en tareas que requieren vigilancia. 
  • 6º Principio: Que exija poco esfuerzo físico El diseño puede ser usado eficaz y confortablemente y con un mínimo de fatiga.
    • Que permita que el usuario mantenga una posición corporal neutra. 
    • Que utilice de manera razonable las fuerzas necesarias para operar. 
    • Que minimice las acciones repetitivas. 
    • Que minimice el esfuerzo físico continuado. 
  • 7º Principio: Tamaño y espacio para el acceso y uso Que proporcione un tamaño y espacio apropiados para el acceso, alcance, manipulación y uso, atendiendo al tamaño del cuerpo, la postura o la movilidad del usuario.
    • Que proporcione una línea de visión clara hacia los elementos importantes tanto para un usuario sentado como de pie. 
    • Que el alcance de cualquier componente sea confortable para cualquier usuario sentado o de pie. 
    • Que se acomode a variaciones de tamaño de la mano o del agarre.
    • Que proporcione el espacio necesario para el uso de ayudas técnicas o de asistencia personal.